| |

Letras De Café

Fragmentos para degustar

  La música y el café

¡Saludos querido lector! Es un placer que nos acompañes de nuevo a este espacio en donde nos encontramos los amantes del café compartiendo la pasión por esta increíble bebida.

La música y el café parecen tener una conexión más allá de lo terrenal, la combinación de estas dos majestuosas esencias, una líquida la otra etérea, nos elevan a terrenos que difícilmente podrían  ser accesibles sin una buena dosis de estos casi divinos elementos (el casi es porque yo realmente no estoy segura si es una creación meramente humana).

La conexión se presenta en sus características muy similares, tanto el café como la música, generan una actividad cerebral más allá de la normal, se despiertan zonas de creatividad que nos permiten conectar con el mundo de una manera distinta, el proceso artístico en especial, no sería lo mismo sin esta musa líquida y aromática.

¿Cuántas manos creativas no han pasado noches enteras creando piezas inolvidables de la mano de una taza  cargada de café? Una acompañante que sin duda genera las ideas más grandiosas transformadas en notas tan apasionantes como las mismas notas del sabor que encierra esta mítica bebida.

El café siempre ha estado al lado de los grandes compositores, es común entrar a un estudio y encontrar diversas tazas vacías pero que aún continúan llenas de ideas vertidas en partituras que se convertirán en una oda a los temas que atormentan o alegran el corazón del músico en cuestión.

Para los que solo somos oyentes de estas piezas, nos queda solamente beber del mismo elixir que ha inspirado a estos músicos y dejarnos llevar por la magia que el café encierra, pues no sólo ayuda al proceso creativo, también estimula los sentidos para permitirnos vivir más a flor de piel la música y el mundo que habita alrededor de ella, este ente vivo que sale de las manos de sus creadores y nos llena el corazón de emociones.

Sin duda el café y la música son uno solo en el mundo de la creación artística, este grano influye en muchos de los procesos más bellos de la humanidad, nos ayuda a conectarnos con nuestro ser y a concretar las ideas que vagan por nuestra mente.

Yo lamentablemente no soy músico, ese don me ha sido negado pero soy una melómana empedernida amante del café que no concibe su vida sin esta maravillosa combinación.

¿A ti, qué música te mueve, la acompañas con una taza de café? Si no es así te invito a que hagas el intento y te sumerjas en una de las experiencias más increíbles que pueden existir, no importa el tipo de café que tú prefieras, la escencia siempre estará ahí.

¡Hasta la próxima!

 



 

Todos los derechos reservados a Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad A.C.