| |

Letras De Café

Fragmentos para degustar

  Prueba el Café- Tonic

Sólo hay una cosa mejor que el café helado: café helado con burbujas. Cuando hace calor, ¿quién no tiene antojo de una bebida gaseosa con cafeína?

Seguro te preguntarás de qué tipo de burbujas hablamos. Nos referimos al agua tónica. Puede parecer una combinación extraña y poco común, pero es un dúo que ha aumentado significativamente su popularidad en el mundo del café de especialidad, siendo altamente refrescante para los amantes de la cafeína, quienes buscan deleitar su paladar con combinaciones novedosas y salir de la cotidianeidad de una taza de espresso o capuccino.

Si has asistido a una cafetería de especialidad, puede que hayas visto en el menú una café tonic: un espresso vertido en un vaso con agua tónica y hielo. El resultado no solo es delicioso (cítrico, fresco y refrescante) sino también un deleite para la vista, debido a que el espresso se hunde en el agua tónica.

La creación de esta singular bebida se debe al barista sueco Koppi, que ha servido su Café-Tonic por varios años. Su popularidad fue impresionante, por ello, ya es una bebida fácil de encontrar en las cafeterías de especialidad alrededor del mundo.

Lo cierto es que el tueste ligero de algunos granos con sus sabores frutales, florales o herbales, crean una fusión que deleita con el agua tónica. El tonic es un refresco a base de agua carbonizada, ácido cítrico, azúcar y quinina.

El café utilizado en la receta que te damos a continuación es un café proveniente de la región de Yirgacheffe, Etiopía. Se cree que en este país fue donde floreció la “primera planta de café” y, en dicha región, se cuenta con una gran variedad de cafetos. El clima, suelo, cultivo ecológico, recolección manual, el proceso de “lavado” y el tueste ligero, potencia los sabores dulces, frutales y aromas florales.

 

Receta

  • 100 ml café de filtro frío
  • 100 ml agua tónica
  • 3 cubos de hielo
  • Un vaso de 300 ml y un popote

Prepara en una jarra 200 ml de café de filtro frío. Pon 3 cubos de hielo en el vaso de cristal y vierte 100 ml de tónica en el vaso, con la ayuda de una cuchara. Con cuidado, vierte los 100ml de café frío encima de la tónica. Primero prueba solo el café, después prueba el tonic, al final remueve todo y disfruta de tu bebida.

No te limites a sólo esta receta. ¡Experimenta y crea sabores nuevos!

 

Referencias:

http://www.thekitchn.com/

http://baristakim.es/

http://atmedia.imgix.net/

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/



 

Todos los derechos reservados a Asociación Mexicana de Cafés y Cafeterías de Especialidad A.C.